Posts etiquetados ‘steven wilson’


Steven Wilson no para. Tras dejar en pausa a Porcupine Tree, se ha embarcado en una carrera en solitario que está dejando un disco al año. En 2012 fue Grace for Drowning, muy experimental y atmosférico, y en unas semanas saldrá The Raven that Refused to Sing, donde toca terrenos más familiares pero no duda en recorrer todo su abanico de influencias, desde Camel hasta Opeth, pasando, como siempre, por King Crimson.

Este disco está formado por 6 canciones que cuentan seis pequeñas historias, desde el relojero que no puede amar (The Watchmaker) a la tristísima historia que nos narra en este tema.

Podéis dejar que os la contemos o verla en este magnífico vídeo, dirigido por Jess Cope y Simon Cartwright. En resumen, una persona intenta comunicarse con el espíritu de su hermana muerta a través de un cuervo. Con esa premisa ya os podéis imaginar el tono de la canción y del vídeo:

Sing for me,
Sing for me.
You can come with me;
You can live with me.

Heal my soul,
Make me whole.

Sister, I lost you,
When you were still a child,
But I need you now,
And I need our former life.

I’m afraid to wait,
I’m afraid to love.

And just because I’m weak,
You can steal my dreams:
You can reach inside my head,
You can put your song there instead.

Please, come to me.
Please, stay with me.

Please,
Sing,
Cry,
Cry.

Sing to me, raven,
I miss her so much.
Sing to me, Lily,
I miss you so much.

Sing to me, raven,
I miss her so much.
Sing to me, Lily,
I miss you so much.

Sing to me, raven,
I miss her so much.
Sing to me, Lily,
I miss you so much.

Anuncios

Steven Wilson no puede parar quieto. Tras sacar un disco doble de Porcupine Tree y remasterizar la discografía de King Crimson y parte de la de Jethro Tull, ha tenido tiempo de hacer dos discos en solitario. Tras ello, ha decidido que molaba más venderlo como un disco doble.

Con Nic France a la batería, Steve Hackett a las guitarras, Nick Beggs al bajo y Theo Travis al saxo, Grace for Drowning aparecerá este próximo otoño cargado de canciones de 8 minutos para arriba. Promete, además, una pieza cercana al jazz de unos 23 minutos, en la que se le ha ido la cabeza del todo.

Los dos discos que forman este trabajo se llaman Deform to Form a Star y Like Dust I Have Cleared From My Eye.

Wilson, por cierto, promete gira europea para noviembre, en la que tocará el material de este álbum y de su anterior disco en solitario, Insurgentes.

Si os gusta este adelanto, podéis descargarlo gratis (y legal) en esta página.


No, no se ha muerto. Pero Mike Portnoy, el monstruo, el tipo que puede combinar 346578 proyectos paralelos y aporrear 348767856 semifusas por segundo, ha abandonado Dream Theater. Si es una traición mayor que cuando Hulk Hogan se hizo malo o no, eso ya lo decidís cada uno. Al parecer se lo está pasando mucho mejor tocando con sus otros proyectos, especialmente Transatlantic y Avenged Sevenfol, y mientras descansa, el resto de Dream Theater seguirá grabando y girando.

Así que vamos a dedicarle un post a todas las cosas que ha hecho este hombre hasta ahora. Lógicamente tenemos que empezar por Dream Theater. ¿Qué mejor que el único éxito comercial de su carrera? La banda, por cierto, odia este vídeo, especialmente LaBrie, que no soporta a Napalm Death.

Con dos colegas de DT (Myung y Petrucci), y el bajista Tony Levin, Portnoy formó Liquid Tension Experiment, con los que ha lanzado tres discos instrumentales bastante moviditos:

Y otro supergrupo, Transatlantic, que formó con Neal Morse (Spocks Beard), Roine Stolt (Flower Kings) y Pete Trewavas (Marillion), ha sacado hace muy poco un discazo llamado The Whirlwind. Es una sola canción de 77 minutos, que nos cuenta las aventuras de un barco a la deriva durante una tormenta. Seguramente es un zepelín, y no un barco, pero bueno, el caso es que mola:

Con Neal Morse, por cierto, lleva colaborando algunos años, desde que éste dejara Spocks Beard. Sus discos en solitario son panegíricos a dios, Jesús y todos los santos, como éste, que nos cuenta la vida de Martín Lutero:

OSI es otro experimento más con miembros de otras bandas conocidas. Tiene a Jim Matheos (Fates Warning), Kevin Moore (ex teclista de Dream Theater) y Steven Wilson (Porcupine Tree). Hace unos años que Portnoy no toca con ellos: su sustituo ha sido Gavin Harrison (de Porcupine)

También ayudó en 2003 al ex cantante de Fates Warning, John Arch, a sacar un disco en solitario tras 15 años sin componer nada de nada. El resultado fue un EP de 2 canciones (que dura más de media hora).

Y, finalmente, ha sustituido a The Rev como batería de Avenged Sevenfold. Al escuchar esta canción, a ver cuánto tardáis en adivinar a qué grupo están copiando vilmente, sobre todo a partir del 4:55 y hasta el final…


John Wesley, que se llama Wes Dearth es más conocido por ser el guitarrista de los últimos álbumes de Porcupine Tree. Y es una putada, porque el tipo lleva tocando desde los 80. Comenzó en una banda de Florida llamada Autodrive, después empezó a tocar en solitario y llamó la atención de Marillion. Éstos se lo llevaron como guitarrista siete giras mundiales seguidas. Es más, Fish, el cantante de Marillion, también le llevó de guitarrista en sus giras en solitario. Tn bien se llevaban, que Wesley compuso más o menos la mitad del material del disco Fellini Days.

Un fan de Marillion llamado Steven Wilson se fijó en ese detalle y le llamó para que tocara la guitarra en su disco In Absentia.

Desde entonces Wesley acompaña a Porcupine Tree en sus giras aunque no oficialmente un miembro de la banda. Los que les hemos visto en directo sabemos que medio Porcupine Tree es él, no obstante. Sobre todo porque sin sus coros faltaría algo, y es quien canta las partes agudas, por ejemplo, en My Ashes.

Mientras tanto, Wesley ha publicado 5 discos en soliatio. ¿Os interesan? Pues pueden bajarse gratis en su página web. ¡Vamos, corred, son descargas legales! Sus giras con su banda, el John Wesley Trio, suelen circunscribirse a su tierra, lo cual es una lástima… aunque en ocasiones es el telonero de su otra banda, Porcupine Tree. A mí me han dado ganas de verle…

Voyeur of life, of love
Outside in the rain
And the wind…come in

But you wait
Till the stars fall from the sky
You watch
Till the sun burns your eyes

But you wait
Till the stars fall from the sky
You watch
Till the sun burns your eyes

Come into me
you will always always
run, away with me
you will always always
be one, into we
we will always always
be the sun, with me
we will always always, be…

fortunate one…
yet how alone we become

when you wait till the stars fall from the sky
you watch, till the love burns your eyes

Come into me
you will always always
run, with me
you will always always
be one, into we
we will always always
be the sun, yes me
we will always always… be…
Come into me
you will always always
you will always always
be one, into we
we will always always be…


Esto iba a ser una entrada normal, lo prometo, pero vamos a hacer la primera entrada no-musical de la Cara Ce; ¿por qué? Porque es divertido!

Como sabéis, Steven Wilson es un gurú del rock progresivo, con un cociente intelectual de 815, líder de Porcupine Tree, No-Man, Blackfield, Bass Communion e Insurgentes, productor de Opeth (ahora también de Anathema), y crítico con la deshumanización actual de la sociedad. Además de eso es un jevi con gafas, pero no son de pasta, por lo menos.

Su último disco, Insurgentes (llamado así por la Avenida de los Insurgentes, de México D.F.) al parecer incluye, o se planeaba que incluyera, no lo veo confirmado, un documental sobre el proceso de grabación del mismo, que a la vez debía ser un grito de angustia por lo malito que está el mundo y lo alieanda que está la juventud con sus playstations, sus ipods, sus drogas y su porno en internet.

Ahí, Wilson ha incluido unos breves episodios en los que le vemos en plan casero-bricomanía, campechano y con el pelo sucio, destruyendo iPods, como forma de protestar por la calidad del sonido que ofrece el formato MP3, “es como comparar un cuadro en un museo con una fotocopia de la página de un libro de arte”.

Como comprenderéis, no podíamos dejar pasar esta oportunidad de echarnos unas risas; hay muchos vídeos de gente rompiendo iPods, pero estos tienen el sello de aprobación de Steven Wilson…