Posts etiquetados ‘Porcupine Tree’


Steven Wilson no para. Tras dejar en pausa a Porcupine Tree, se ha embarcado en una carrera en solitario que está dejando un disco al año. En 2012 fue Grace for Drowning, muy experimental y atmosférico, y en unas semanas saldrá The Raven that Refused to Sing, donde toca terrenos más familiares pero no duda en recorrer todo su abanico de influencias, desde Camel hasta Opeth, pasando, como siempre, por King Crimson.

Este disco está formado por 6 canciones que cuentan seis pequeñas historias, desde el relojero que no puede amar (The Watchmaker) a la tristísima historia que nos narra en este tema.

Podéis dejar que os la contemos o verla en este magnífico vídeo, dirigido por Jess Cope y Simon Cartwright. En resumen, una persona intenta comunicarse con el espíritu de su hermana muerta a través de un cuervo. Con esa premisa ya os podéis imaginar el tono de la canción y del vídeo:

Sing for me,
Sing for me.
You can come with me;
You can live with me.

Heal my soul,
Make me whole.

Sister, I lost you,
When you were still a child,
But I need you now,
And I need our former life.

I’m afraid to wait,
I’m afraid to love.

And just because I’m weak,
You can steal my dreams:
You can reach inside my head,
You can put your song there instead.

Please, come to me.
Please, stay with me.

Please,
Sing,
Cry,
Cry.

Sing to me, raven,
I miss her so much.
Sing to me, Lily,
I miss you so much.

Sing to me, raven,
I miss her so much.
Sing to me, Lily,
I miss you so much.

Sing to me, raven,
I miss her so much.
Sing to me, Lily,
I miss you so much.


No, no se acaba nada, pero es un buen motivo para recopilar algunas canciones sobre el apocalipsis.

Si tuviera que elegir una para que sonara por todo el mundo mientras se desatan tormentas, tsunamis, caen meteoritos y todo se va a la mierda, sería la de Creedence Clearwater Revival. Morir con este ritmillo no tiene precio:

La que más se parece al fin del mundo es la de Muse, seguramente, que anuncia a gritos que nos vayamos todos preparando pero, además, lo pide por favor.

Porcupine Tree nos cuentan cómo está esto después del final, con una persona recorriendo lo que queda de planeta en busca de más supervivientes. En vez de eso se encuentra con unos extraterrestres y les pide que se lo lleven de allí.

También es muy inquietante el punto de vista de Radiohead, con frases inconexas sobre una edad de hielo, el fin del mundo, vivir en un búnker y estar muy loco.

Johnny Cash utiliza citas bíblicas y su voz no menos portentosa para irnos contando lo que va a pasar cuando Jesús venga por aquí a buscar a los pecadores y clavarles cosas. No sé vosotros, a mí el señor Cash me dice

And I looked and behold, a pale horse
And his name that sat on him was Death
And Hell followed with him.

Y yo voy metiéndome en un búnker.

Muy tétricos se ponen Britgh Eyes cuando el infierno viene a tragárselos:

Una bella melodía popera, ¿verdad? Trata de cómo un oficial ruso confunde 99 globos de helio con 99 bombarderos, le da al botón rojo para lanzar un ataque nuclear y nos vamos todos a la mierda.

Nadie dijo que el apocalipsis tuviera que ser el cristiano, así que Jethro Tull nos cuentan el nórdico, con sus valquirias, su Valhalla y su Ragnarok en el que todos mueren para renacer de nuevo.

A Manson le han acusado de tantas cosas que tenía que tener una canción de éstas. ¡Si él es al Anticristo! Pues aquí nos habla del último día antes de que todo se acabe.

Heaven´s Gate, unos de los inventores del power metal (sus miembros han metido mano en todos los discos de todos los grupos del género, sin excepción), se quejaban amargamente en Planet E de que todo estaba fatal.

¿Os imagináis nacer el día que se acaba el mundo? No tendrías tiempo de enterarte de nada. Y eso es lo que nos cuentan Helloween

Un Apocalipsis sin sus cuatro jinetes liándola parda no es gran cosa, ¿verdad? Metallica nos van contando cómo vienen los cuatro en sus caballos de colores a acabar con todo.

Scorpions reciben el fin con un baladón jevi de esos que quitan el hipo. Se despiden de la humanidad en cuatro idiomas, además.

Iron Maiden se han acostumbrado a canciones largas con letras muy largas y elaboradas. Su canción del fin del mundo es prácticamente un relato breve. Dos personas se ocultan un búnker para escapar del apocalipsis. Años más tarde los encuentran, muertos y abrazados. Fuera, en el mundo exterior, no ha pasado absolutamente nada y les toman por dos locos suicidas. Da lastimica, sí.

Y nos vamos con Machine Head, que se van a pasar 8 minutos y medio destruyendo el planeta en un tema lleno de destrucción, sangre, muertos y heavy metal.


Hemos hablado mucho de él, pero la mayoría de la gente no sabe muy bien qué significa la etiqueta. Una primera aproximación al género parece indicarnos que consiste en hacer canciones de 14 minutos.

Para el profano esto significa una repetición continua de versos y estribillos, o sea, un horror. En realidad se trata de intentar hacer cosas diferentes: salir de los ritmos habituales y atreverse con un 7/8, por ejemplo. Incluir partes instrumentales largas, hacer discos que no traten de los temas de siempre y buscar siempre la perfección técnica (casi todos los que hacen este tipo de música son virtuosos o al menos tienen una formación musical sólida). Además, se busca la mezcla con otros géneros: se atreven con el metal, folk, jazz y cualquier otra cosa, así que al final lo progresivo es una etiqueta bastante etérea (se aplica a todos los discos de Genesis, por ejemplo, cuando muchos de ellos son pop, y no se aplica  a los últimos Blind Guardian, por melenudos)

De la wikipedia:

“…exploraron estructuras musicales extendidas que incluyeron intrincados patrones instrumentales y texturas, y a menudo temas esotéricos.”2 Además, los arreglos incorporan a menudo elementos tomados de la música clásica, el jazz y la música del mundo. Abundan las composiciones instrumentales, y las letras de las canciones se apartan de la temática habitual del rock, incluyendo reflexiones filosóficas o referencias a mundos fantásticos. Las bandas de rock progresivo realizaban a veces discos conceptuales que desarrollaban un único concepto

Ahora vamos a la parte práctica. Esto no es lo mejor, ni lo más exitoso, ni siquiera lo que más nos gusta, pero es un recorrido para que cualquiera pueda saber si esto es lo suyo o no.

Se supone que el género lo inauguran King Crimson en 1969 con esta canción (aunque haya cosas parecidas en otros lados: las letras de Dylan, el Sgt. Pepper, Frank Zappa…)

Camel – Lady Fantasy

Genesis – Supper´s Ready

Emerson, Lake & Palmer – Tarkus

Muchas de estas bandas se reconvirtieron a la música ochentera y lo progresivo pasó un período de barbecho. Canciones cortas, mucho teclado, producción sobrecargada y muy poco de experimentación. El sonido era era casi popero y el mayor supergrupo jamás visto, Asia, hacía esto. Que mola, sí, pero no es lo mismo.

A partir de los 90 aparecen bandas que mezclan con bastante éxito lo progresivo con lo heavy:

Dream Theater – Pull me under

Incluso con lo más extremo del heavy:

Opeth – Demon of the Fall

Y a la vez hay últimamente un resurgir del progresivo más clásico.

Porcupine Tree – Trains:

Beardfish – Sleeping in Traffic

En España muy pocos grupos del género consiguieron tener una mínima repercusión. Sí hubo una cierta escena progresiva catalana, con Fusioon, por ejemplo, y los andaluces Triana figuran como los progresivos españoles por excelencia, fusionando el estilo con el flamenco. También ocurrió que no supimos ponerle la etiqueta a propuestas que hoy nos parecen obvias: Ñu y Asfalto:

Tras este pequeño recorrido seguro que ya sabéis si esto os gusta, ¿verdad?


John Wesley, que se llama Wes Dearth es más conocido por ser el guitarrista de los últimos álbumes de Porcupine Tree. Y es una putada, porque el tipo lleva tocando desde los 80. Comenzó en una banda de Florida llamada Autodrive, después empezó a tocar en solitario y llamó la atención de Marillion. Éstos se lo llevaron como guitarrista siete giras mundiales seguidas. Es más, Fish, el cantante de Marillion, también le llevó de guitarrista en sus giras en solitario. Tn bien se llevaban, que Wesley compuso más o menos la mitad del material del disco Fellini Days.

Un fan de Marillion llamado Steven Wilson se fijó en ese detalle y le llamó para que tocara la guitarra en su disco In Absentia.

Desde entonces Wesley acompaña a Porcupine Tree en sus giras aunque no oficialmente un miembro de la banda. Los que les hemos visto en directo sabemos que medio Porcupine Tree es él, no obstante. Sobre todo porque sin sus coros faltaría algo, y es quien canta las partes agudas, por ejemplo, en My Ashes.

Mientras tanto, Wesley ha publicado 5 discos en soliatio. ¿Os interesan? Pues pueden bajarse gratis en su página web. ¡Vamos, corred, son descargas legales! Sus giras con su banda, el John Wesley Trio, suelen circunscribirse a su tierra, lo cual es una lástima… aunque en ocasiones es el telonero de su otra banda, Porcupine Tree. A mí me han dado ganas de verle…

Voyeur of life, of love
Outside in the rain
And the wind…come in

But you wait
Till the stars fall from the sky
You watch
Till the sun burns your eyes

But you wait
Till the stars fall from the sky
You watch
Till the sun burns your eyes

Come into me
you will always always
run, away with me
you will always always
be one, into we
we will always always
be the sun, with me
we will always always, be…

fortunate one…
yet how alone we become

when you wait till the stars fall from the sky
you watch, till the love burns your eyes

Come into me
you will always always
run, with me
you will always always
be one, into we
we will always always
be the sun, yes me
we will always always… be…
Come into me
you will always always
you will always always
be one, into we
we will always always be…


No tocaba poner esta canción, pero ayer tocaron tan maravillosamente bien (no se puede decir lo mismo del telonero) que se merecen un post inmediatamente. Porcupine Tree son un grupo inglés que nació por obra y gracia de Steven Wilson. Sobre todo gracia, porque al principio se dedicaban a parodiar a los grupos progresivos de los años 70, con tan mala (o buena) suerte que le acabó gustando el rollo. Como Wilson tiene un cociente intelectual de 725, enseguida aprendió los trucos del género y creó uno de los mejores grupos que hay por ahí fuera ahora mismo.

Steven Wilson ya ha aparecido por aquí, como productor y colaborador de opeth; además aparece en “Systematic Chaos” de Dream Theater y está preparando un disco en solitario. Además ha conseguido algo inaudito: es el primer hombre que se sube con las gafas puestas a un escenario a tocar rock. Así es, amigos, todos los gafotas estamos de enhorabuena, un geek como nosotros puede llegar a lo más alto:

Steven Wilson, las gafas del metal

El último disco del grupo hasta la fecha es Fear of a Blank Planet (es un juego con el título del disco de Public Enemy Fear of a Black Planet, pero ya sé que lo habíais pillado). Es el disco de mayor éxito del grupo; las críticas fueron maravillosas, con lluvia de dieces y de cincoestrellas por todas partes. Dignas de mención, disco del año para la revista Classic Rock, y Gavin Harrison, batería, dos años seguidos mejor batería progresivo para Modern Drummer y ganarse el puesto de batería de apoyo en la gira de King Crimson, porque sí, también son colegas de Robert Fripp y compañía. Debe ser que todos los progresivos se conocen.

¿De qué habla la canción? De lo mismo que el disco: de la vida moderna, del siglo XXI, y eso es lo que hace de él un disco especial. Es el disco de los chavales de hoy, los que viven oyendo el ipod conectados al messenger bajando porno y… ya. Tecnología, drogas, alienación, violencia, sexo, eso es Fear of a Blank Planet. Explora durante casi una hora las dos enfermedades más comunes entre los adolescentes: el trastorno bipolar y el déficit de atención (hace unos años simpemente se decía que el niño era tonto). Pero el 725 de cociente de intelectual permitió a Wilson encontrar alguna otra inspiración: en concreto la novela Lunar Park, de Brett Easton Elli, de donde saca el modelo del chaval que protagoniza el disco.

En palabras de Steven, que se explica maravillosamente: this kind of terminally bored kid, anywhere between 10 and 15 years old, who spends all his daylight hours in his bedroom with the curtains closed, playing on his PlayStation, listening to his iPod, texting his friends on his cell phone, looking at hardcore pornography on the Internet, downloading music, films, news, violence…” ése es el protagonista de este disco, y por otra parte del siglo XXI.

He’s a kid who basically spends most of his time in his room with the curtains closed whether it’s nighttime or daytime, can barely form a sentence, treats his parents with complete disdain, boredom, spends most of his time on PlayStation or on the Internet downloading pornography, music and movies, and just kind of… you know… that word blank seems to sum up that whole kind of existence, and I do genuinely have a fear that we have a problem, having a generation of kids that will be like that.

Lectores míos (los 3) confío en vuestro nivel de inglés ^^

Sunlight coming through the haze
No gaps in the blinds
To let it inside
The bed is unmade,
Some music still plays

TV, yeah it’s always on
The flicker on the screen
A movie actress screams
I’m basking the shit flowing out of it

I’m stoned in the mall again
Terminally bored
Shuffling round the stores
And shoplifting is getting so last year’s thing

X-Box is a god to me
A finger on the switch
My mother is a bitch
My father gave up ever trying to talk to me

Don’t try engaging me
The vaguest of shrugs
The prescription drugs
You’ll never find a person inside

My face is Mogadon
Curiosity has given up on me
I’m tuning out desires
The pills are on the rise

How can I be sure I’m here?
The pills that I’ve been taking confuse me
I need to know that someone sees that
There’s nothing left, I simply am not here

I’m through with pornography
The acting is lame
The action is tame
Explicitly dull
Arousal annulled

Your mouth should be boarded up
Talking all day with nothing to say
Your shallow proclamations
All misinformation

My friend says he wants to die
He’s in a band, they sound like Pearl Jam
Their clothes are all black
The music is crap

In school I don’t concentrate
And sex is kinda fun, but just another one
Of all the empty ways of using up the day

How can I be sure I’m here?
The pills that I’ve been taking confuse me
I need to know that someone sees that
There’s nothing left, I simply am not here

Bipolar disorder
Can’t deal with this boredom
Bipolar disorder
Can’t deal with this boredom

You don’t try to be liked
You don’t mind
You feel no sun
You steal a gun
To kill time

You’re somewhere
You’re nowhere
You don’t care
You catch the breeze
You still the leaves
So now where?