Paco Ibáñez – Andaluces de Jaén

Publicado: 11 marzo, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

Breve introducción histórica: Hubo un tiempo en el que podías ir a la cárcel por cantar esta canción. También por ir a un concierto de este señor. Incluso tener sus discos de vinilo era peligroso. No nos engañemos: hace 40 años, pero no es tanto.

Paco Ibáñez, nacido en Valencia en 1934, vivió su infancia en el exilio en París porque su padre era sindicalista. Conoció España prácticamente de oídas, de segunda mano, y seguramente por eso desde siempre sintió tan suyos los textos que leía. Construyó su carrera haciendo algo que hoy nos suena tan poco subversivo como poner música a poetas españoles de todas las épocas: de Luis de Góngora a García Lorca. Sus discos son utilizados como material escolar por profesores que acaban entre rejas por “comunistas”.

Su casa de París se convierte en centro de reunión de la “otra” cultura española, la de los exiliados. Y pronto se convierte en todo un símbolo de la izquierda en Francia, pese a que sus conciertos en España rozan lo clandestino.

Tras la muerte de Franco decide no regresar a España. Quizás por eso es casi más reconocido allí que aquí: Dos veces han intentado darle la Medalla de las Artes y las Letras y dos veces la ha rechazado. Y lo mismo pasa con cualquier otra condecoración que tratan de otorgarle.

De entre todos sus discos, hubo uno en concreto que se convirtió en símbolo de la oposición a Franco: su concierto en el Olympia de París. Y de ahí hemos elegido un poema de Miguel Hernández, Andaluces de Jaén. Un arrebatador canto al trabajo, a la tierra y a la vida. Esperemos que oírla os haga poneros en pie con el puño levantado, aunque sea un ratito… o por lo menos os haga recuperar el interés por uno de los más grandes poetas que ha dado España. Si así fuera, tenéis más información sobre él aquí.

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma:¿quién,
quién levantó los olivos?
Andaluces de Jaén,
andaluces de Jaén.

No los levantó la nada
ni el dinero, ni el señor,
sino la tierra callada,
el trabajo y el sudor.
Unidos al agua pura
y a los planetas unidos,
los tres dieron la hermosura
de los troncos retorcidos.
Andaluces de Jaén.

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿de quién,
de quién son esos olivos?
Andaluces de Jaén,
andaluces de Jaén.

¡Cuántos siglos de aceituna,
los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna
pesan sobre vuestros huesos!
Jaén levántate brava
sobre tus piedras lunares,
no vayas a ser esclava
con todos tus olivares.
Andaluces de Jaén.

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿de quién
de quién son esos olivos?
Andaluces de Jaén,
andaluces de Jaén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s