Especial – Canciones para echar un polvo

Publicado: 19 noviembre, 2010 en Especial
Etiquetas:, , , , , , , ,

Nos gusta mucho hacer listas de reproducción dedicadas a algún tema. Esto debe venir de la etapa de grabar recopilatorios en cintas TDK de 90 minutos, supongo. Uno de los mejores temas que se nos ocurrían era este. Como es un tema muy personal seguramente cada cual tenga sus preferencias, así que vamos a intentar tocar todos los palos.

Siempre que se hace una lista así se empieza por Closer, de Nine Inch Nails. En la cara ce debemos reconocer que no nos gusta especialmente, pero claro, si la letra dice “i want to fuck you like an animal“, parece un tema básico.

Ahora bien, que la canción hable de sexo no significa que esté bien para escuchar durante el acto. Por ejemplo, Space Monkey de Placebo no habla de sexo explicítamente, pero cada segundo de esta canción rebosa erotismo. El ritmo, la cadencia de las palabras… todo encaja perfectamente.

Pero a veces tanto el tema como el estilo de la canción incitan a desatar la pasión animal que todos llevamos dentro. Por ejemplo en Je t´aime (moi non plus), de Asia Argento. En esta versión con Brian Molko él hace la voz femenina y ella la masculina.

Y a veces puede cogerse una canción y cambiarla tanto que… al final queda estupenda para la labor amatoria. No conocemos mucho de Gus Black, pero fue capaz de hacer esta grandísima versión de Paranoid:

Pero vamos a ponernos serios. Llega un momento en el que la música no puede ser así. La parte romántica está muy bien, pero al final el sexo es un acto animal, violento y furioso (bueno, por lo menos a veces). En ese momento en el que solamente visualizas a tu presa necesitas algo más potente, más rítmico y sobre todo más bestia. Por ejemplo Ratamahatta:

Si eres más ochentero, los WASP son tu grupo. Animal (fuck like a beast) tiene todo lo necesario para que tus encuentros sexuales sean satisfactorios. Lo malo es que corres el riesgo de desconcentrarte y ponerte a canturrear el estribillo…

O Master of Puppets. ¿Que no pega? Probadlo y luego nos lo contáis…

Y bajando el jevorrismo, The Dance of Eternity es una canción que nos narra sin palabras un glorioso polvo entre dos personas que se conocen desde varias vidas anteriores. Tiene 108 cambios de ritmo en 6 minutos, lo cual ayuda bastante.

Para el colofón del acto lo mejor es algo épico, ¿verdad? Así que hemos buscado el tema más épico que hay y es este, claro, O Fortuna:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s