En 1991, Michael Jackson consiguió que Slash le prestara su guitarra para un single en el que hablaba de su color de piel. Lo vendió todo. La conocemos todos. Y mola.

“Voy siguiendo el Moscova hacia Gorky Park”; no tenía nada que ver, pero acabó convertido en un medio-himno a la caída del Muro y el fin de la Unión Soviética. Al final tuvieron que hacer una versión en ruso.

El riff de mandolina más fomoso de la historia no podía faltar. Mi menor la menor re sol. No era complicado. Casi lo mismo que Shiny Happy People, pero ésta mola más.

A muchos fans de Metallica les dio sarpullido el Black Album. ¡Esto no es thrash metal! Pensaron. Pero ¿y lo que mola? Seguramente una de sus canciones más conocidas, hoy en día no chirría an absoluto al lado de sus demás temas.

La canción que suena cada vez que Bono hace una obra de caridad fue otro de los grandes hits del 91: One nació de una improvisación en el estudio, en 15 minutos.

En 1991 perdíamos a Freddie Mercury; unas semanas antes aparecía el último single de Queen como tal: The Show Must Go On.

Y cerramos el repaso con mis amigos australianos, Crowded House. El anuncio decía “conoces más canciones suyas de las que piensas”, y siempre es verdad.

comentarios
  1. alyinn dice:

    No he visto tema más cansino que “Black or white” de Michael Jackson (bueno sí, “Heal the world”). Yo habría elegido algo menos machacado como “Jam” con Michael Jordan (muy de los 90) o “Give in to me”, también con Slash. Por lo menos nos ahorrábamos tener que escuchar otra vez la dichosa canción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s