Saratoga – Si amaneciera (2004)

Publicado: 19 noviembre, 2009 en Córtate las venas, metal, rock
Etiquetas:, , , , , ,

Pensaba yo que el concepto de balada heavy era algo ajeno a la música española. Nadie parecía ser capaz de hacer lo que parecía muy sencillo para Bon Jovi, los Scorpions o los Guns… Ese sonido no estaba en Obús, ni en Barón Rojo, ni en ninguna banda que conociera. Hasta que Saratoga me demostraron lo contrario con este tema.

La banda se formó en el 92, con el bajista de Ñu, Niko del Hierro y el guitarrista del mismo grupo, Jero Ramiro (que había tenido un grupo, llamado W.C., con Ramoncín como cantante). En el primer álbum, de 1995, las voces son de Fortu, cantante de Obús, y consiguieron el logro de vender más discos en Japón que en España. Para el segundo disco contaron con las voces de Gabriel Boente, y ya por fin para el tercer álbum consiguieron al mejor vocalista que han tenido, un chavalín de 19 años llamado Leo Jiménez.

Con él grabaron en 2004 El clan de la lucha, donde está esta canción. Como les duran poco los cantantes, Leo se marchó en 2006 a su proyecto paralelo Stravaganzza, y al poco tiempo quien dijo adiós fue Jero, dejando al grupo en los huesos prácticamente. Siguen funcionando con nueva formación, pero eso es otra historia.

El clan de la lucha es un caso especial dentro del metal español, porque a los dos años de publicarse se relanzó con todas las canciones en inglés, con el título The fighting clan. La traducción es bastante literal, no pierde el sentido de la letra pero es bastante curioso escuchar de pronto a Leo cantando en inglés. Sí, os pongo las dos versiones del tema…

Ahora que mi voz se ha convertido
en apenas un suspiro
debo descansar.
Hoy que en la mitad de mi camino
la evidencia me ha vencido
y me ha hecho llorar.

Sé que el tiempo curará
aunque nada siga igual;
no me quiero resignar,
la olvidaré.

Yo que hasta el momento ignoraba
en el punto en que se hallaba
esa enfermedad
siento que la vida es como un hilo
que se corta de improviso,
sin avisar.

Y en la oscura habitación
necesito oir tu voz.
Ahora duermes junto a mi,
esperaré.

Si amaneciera sin tí
yo no sé que sería de mí.
Hoy la muerte me ha mostrado
ya sus cartas
y no entiendo la jugada
trato de salir,
no quiero admitir
mi soledad.

Duermo apenas cinco o seis minutos
suficientes para hundirme en la tempestad.
Los demonios que hay bajo la cama
esta noche no se callan;
no me dejarán.

El reloj marca las seis,
lo más duro es el final,
y la luz se posará
en el cristal.

Juro, aveces pienso en otra cosa,
mi cerebro reacciona;
no me deja en paz.
Y de nuevo vuelve a sacudirme
ese frio incontenible
que es la realidad.

El primer rayo de sol
me ilumina el corazón;
te distingo junto a mi,
mi salvación.

Si amaneciera sin tí
yo no sé que sería de mí.
Hoy la muerte me ha mostrado
ya sus cartas
y no entiendo la jugada
trato de salir,
no quiero admitir
mi soledad.

Y en la oscura habitación
necesito oir tu voz.
Ahora duermes junto a mi,
esperaré.

El primer rayo de sol
me ilumina el corazón;
te distingo junto a mi,
mi salvación.
Si amaneciera sin tí
yo no sé que sería de mí.

Hoy la muerte me ha mostrado
ya sus cartas
y no entiendo la jugada
trato de salir,
no quiero admitir…
mi soledad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s